¿Cuál es el futuro de la Prensa en México?

A lo largo de la historia de la Prensa en México ha existido un factor que, aunque oculto, actualmente se encuentra más presente que nunca en cada noticia que recibimos en los periódicos: el sistema político. En su ensayo, “El vejestorio Necesario” publicado en “Letras Libres” Jesús Silva-Herzog Márquez, realiza un análisis de la historia del Periodismo y la Política mexicana, para responder a la cuestión de por qué la crisis de la Prensa escrita parece no tener mayor importancia en nuestro país.

 Para Silva-Herzog la respuesta es muy sencilla: los periódicos subsisten no precisamente por contar con noticias del dominio público, sino por el apoyo que reciben de la clase política, apoyo que se reflejado en la carencia de anuncios publicitarios, y páginas y páginas de información, prácticamente política en su mayoría.

Sin embargo el problema no radica completamente en el apoyo que reciben, también hay cierta responsabilidad en las nuevas tecnologías, las redes sociales, para ser más exactos. La necesidad de información inmediata ha ido dejando atrás a las publicaciones impresas, miles de mensajes viajan a través de la red, todo el tiempo hay una noticia nueva y para rematar la gente tiene prisa todo el tiempo, es de esperar que necesite la información de la forma más veloz posible y no tenga que esperar hasta el día siguiente para verla publicada.

Pero los periódicos mexicanos aún no parecen estar listo para camuflarse con los nuevos medios, la prueba está en que de todas las publicaciones nacionales apenas una parece hacer el intento por acercarse de forma más inmediata con sus lectores.

Según Jesús Silva-Herzog las publicaciones mexicanas son ese vejestorio necesario como sinónimo de rigor y de prestigio, además de contar todavía con cierta credulidad y ser un depósito de análisis, alejándose de la rápida internet, que a pesar de su inmediatez aún carece de información 100% confiable.

Por su parte, según Fernando Escalante Monsalvo desde hace medio siglo la prensa era gris, aburrida y sin chiste. La situación no parece haber cambiado mucho en los últimos años. Y es que a pesar de la evolución que pudieron haber tenido las publicaciones, la actitud “pusilánime” de los editores no ha ayudado mucho si tomamos en cuenta que para ellos, un periódico es sinónimo de un negocio, ni más ni menos.

Podría decirse que la prensa mexicana no está preparada para informar, no sabe cómo hacerlo, no cuenta con los recursos suficientes y probablemente aunque los tuviera “preferiría no hacerlo”. Parte de este conformismo recae también en sus lectores, gente que no pide más de lo que le dan, que bien podrían presentarles una nota falsa y se la creerían.
El panorama parece difícil para los medios de comunicación actuales, sin embargo para la prensa escrita parece más que eso: es como una penitencia, una piedra sobre su futuro. ¿Existe alguna solución ante esto? La respuesta es sí, pero depende de las mismas publicaciones hacerlo en cuanto logren entrar en la conversación democrática, para comenzar a modernizarse, pero sin perder su esencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s