Más que números, historias de vida: “Generación ¡Bang!”

Dice Alberto Salcedo Ramos “La crónica desarrolla un aspecto secundario o de color de un acontecimiento que ha sido, antes, objeto de tratamiento noticioso. Ese es su valor agregado.” En el libro “Generación Bang” esta frase cobra sentido. Con un compendio de 11 crónicas el escritor chileno Juan Pablo Meneses nos lleva de la mano a recorrer la “Historia no oficial de México”, esa en la que todos los muertos producto de la Guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón tienen una historia digna de ser contada, algo más allá del frío reporte policiaco, en donde las personas son rebajadas a simples números.

“Generación ¡Bang!” es un compendio de 11 crónicas escritas por jóvenes periodistas que a través de la narración realizan un retrato del rostro que muy pocos conocemos del narcotráfico mexicano: el lado de las víctimas. Familias enteras que perdieron esposos, padres, hermanos, cabezas de familia y sustento económico. Este grupo de periodistas, pertenecientes a los Nuevos cronistas de Indias, han ido a cada territorio atemorizado por el narcotráfico y han regresado para contarnos sobre el dolor y la miseria que cada vez se apodera más de nuestro país.

Imagen

Periodistas como Humberto Padgett, Marcela Turati y Juan Veledíaz, entre otros, nos cuentan la historia de los hermanos desaparecidos en el estado de Tamaulipas, el negocio tan redituable que resultas ser los servicios funerarios en lugares como ciudad Juárez, en Chihuahua, hasta responder a la interrogante que cubre la vida después de la muerte de un narco. Todo contado con absoluta seriedad, profesionalismo y dándole el toque humano que nunca puede faltar en un texto de tipo narrativo..

El periodismo narrativo, en contraposición al periodismo convencional tiene mucho más que aportar al género de la crónica, empezando por el hecho de que el primero dimensiona la realidad, logrando que el lector se asuma como parte de la sociedad que está siendo narrada por el cronista y deje de percibir los hechos como algo aislado, mientras que el segundo se limita solamente a responder las siete preguntas obligadas en el periodismo, sin añadir más detalles de la noticia, deshumanizándola y teniendo como consecuencia que el lector se muestre ajeno ante los hechos que lo rodean.

Imagen

La crónica narrativa es el más completo y complejo de los géneros, ya que logra fundir el periodismo y la literatura de una forma que aunque parece sencilla necesita de mucho tiempo de práctica para poder formarse, ejemplo de esto son los cronistas de la generación ¡Bang!, quienes en cada entrevista resaltan el papel del periodista en la sociedad mexicana, que apegada a sus modelos culturales ve al narcotráfico como algo lejano, idealizándolo con la imagen de un tipo sombrerudo con botas vaqueras que viaja en camionetas caras. Ese es el verdadero reto del cronista: plantar a los mexicanos en su realidad derribando la frontera entre lo real e imaginario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s